Insomnio

Llevo 27 días sin dormir, aunque ya no tengo lucidez para contar.

Esto ya no es insomnio, yo al insomnio lo conozco, esto es otra cosa.

Rara vida paralela. Rareza sin defincion, sobre como el hombre construye con luz y medita con la luna.

El insomnio es otra cosa.

Esto es fácilmente descifrable o por lo menos eso pienso noche tras noche

 

Anuncios

Crónicas de una mina

Capaz Ramón nunca pudo conocer eso que una vez leyó: “el occidente”, sin embargo usaba ropa de un equipo de fútbol ingles y caminaba por calles de próceres inventados.
Ramón vive en las afueras de Potosí, en un barrio lindero, donde los turistas solo pasan cuando llegan o se van de la ciudad. Ramon es hijo de Oscar y Maria ambos fuertemente católicos.

Ramon trabaja en la mina de Cerro Negro, uno de los yacimientos mas importantes de plata de todo el mundo, porque Potosí una vez le supo dar vida a este continente, nos hizo brillar y hasta el mismo nombre de Argentina regalo.

20150115_164229
Mina de Cerro Negro

La vida en el cerro no es fácil, las jornadas de trabajo están lejos de ser 8 como occidente manda, son tantas que solo queda rezarle al tío que es el nombre que recibe el diablo por debajo de la montaña, por que mientras mas debajo de la tierra entre uno, mas cerca del infierno esta; diría Ramon con aires de respeto. El tio es rojo y tiene grandes cuernos, recibe hojas de coca de cada minero que quiere ser protegido, le dan cigarros para fumar y hasta alguna botella de alcohol. Ahí adentro el aire ademas de escaso esta enrarecido, los mineros sucios hasta los ojos tienen una proyección de vida cada vez menor porque pasan mas de la mitad de sus días respirando esos aires que la montaña emana desde adentro. Casi no comen, coquean la mayor parte del tiempo, mezclando a veces con un trago de alcohol etílico con alguna gaseosa. Comer a tanta profundidad hace mal, pero no entrar a la montaña tampoco les asegura poder comer al salir.

Entonces Ramon confunde eso con vida. Entrar sin sol a un agujero aun mas negro, y si todo sale bien, también salir. Lo difícil para Ramon es entender que hace toda aquella gente cuando sale de la mina, quienes son esos que merodean la ciudad vestidos de camperas de colores , camisas y pantalones beige. Que llevan en esas mochilas tan grandes, acaso se mudan? ¿no tiene casa? ¿quien los espera a la vuelta? ¿como subsisten?. Lo extraño es que son preguntas comunes para Ramon como para aquellos que se atreven a viajar.

Cuando llega a su casa Ramon se da una ducha rápida porque el agua por allá es escasa, (toda se la llevan las mineras) y encima es muy fría, sería impensado enfermarse y perder un día de trabajo, o de comida. La televisión no le llama la atención pues son realidades muy distintas, muy lejanas. Prefiere la radio donde no hay imágenes que le hagan desear otro mundo,sino solo música y alguna que otra cadena oficial de quien sabe ser su presidente. En Potosí Evo Morales no es bien visto,es casi una pelea gremial entre los que trabajan la tierra y los que trabajan la montaña, entre los que son cocacoleros y los que son mineros.

A veces va gente a visitar la mina, se visten con trajes amarillos,unos borcegos y un casco con linterna. Entonces entran a esa boca negra,algunos mas asustados que otros, algunos con mas cuestionamientos éticos que otros. Todos sacan fotos, preguntan, se ríen y hasta se golpean la cabeza en las partes mas bajas.

20150115_152213
Mineros empujando un carro de metales

Se cruzan a un montón de Ramones con camisetas de fútbol extranjero,  empujando carros llenos de piedras,llenos de plata; con los ojos rodeados de eso que escupe la montaña.

En algún momento los mineros se cruzan con los turistas, se tienen que poner a un
costado, pegarse a la pared para que el carro no los arrastre y entonces intercambian miradas, o se miran de reojo; y ahí es que Ramon se pregunta todo aquello que no lograra responderse nunca; porque el mundo lo condeno a estar adentro de una montaña para poder vivir, y a otros los dejo rondeando por ahí.

Ya no hay excusas

Ya no importa de que, no importa con que frecuencia, no importa si bien o mal,si de amor o de viajes, si de política o de la nada, pero ESCRIBÍ.

Ya esta,sentate de una vez, o hacelo de parada, en la mano una hoja usada el celular o un cuaderno pero ESCRIBÍ.

Ya esta,de una vez deja que fluya lo que te dijeron aquella vez,que fue la ultima. Ahora es tiempo, ESCRIBÍ.

Escribí porque pensas demasiadas cosas que te quedan dando vuelta, escribí porque tenes alma de cronista,escribí porque ya casi superaste la etapa donde todas las letras eran de amor.

Ahora ya creciste, dejaste la casa de tus papas que algunas veces extrañas mucho mas que otras, ya viviste con gente conocida,desconocida,amigas,hermanas y cuidadoras de casas de las que ya no te acordas ni el nombre. Ya te recibiste, buen lujo burgues y te volviste critica, y eso te carcome pero también  te nutre todos los días cuando te preguntas para que tenes que levantar de la cama.

Ya viajaste con amigas, con un amigo,sola, de novia, con gente desconocida,con gente por conocer, de tu país,de otros,con  idiomas raros, de besos lindos,de cabellos rubios, de lentes, ya viajaste y probablemente este haciendo esto para no olvidar. Porque tengo miedo de olvidar, y aunque no me lea nadie,voy a ESCRIBIR.